Daniel Basteiro 

Pedro Sánchez ya es el nuevo presidente del Gobierno. El líder del PSOE es el primer presidente que llega a la Moncloa sin ser diputado, el primero aupado por un partido que no ha ganado las elecciones y el primero en acceder al cargo a través de una moción de censura.

El candidato socialista, que hace justo una semana registró en el Congreso de los Diputados una moción de censura tras conocer la sentencia de la Audiencia Nacional sobre el caso Gürtel, ha sido elegido presidente con los votos de su grupo parlamentario, Unidos Podemos, ERC, PDeCAT, PNV, Bildu y Nueva Canarias (180 en total). En contra han votado el PP, Ciudadanos, UPN y Foro Asturias.  Coalición Canaria se ha abstenido.

A falta de la promesa o jura del cargo de Sánchez, Mariano Rajoy ha dejado de ser presidente en el mismo momento en el que ha sido votado el socialista. El expresidente Rajoy se ausentó del debate sobre su propia continuidad este viernes y también el jueves. Pasó la tarde íntegramente recluido en un restaurante madrileño tras debatir con Sánchez y con el secretario de Organización de los socialistas, José Luis Ábalos. En su escaño reposó, durante un buen rato, el bolso de la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría.

Resultado de la votación de la moción de censura

Así será el programa de gobierno de Sánchez

Tras la votación de este viernes, la presidenta del Congreso, Ana Pastor, informará al rey de la elección del líder del PSOE y éste acudirá al palacio de la Zarzuela a prometer o jurar su cargo, algo que podría ocurrir este mismo sábado. Después, Sánchez dará a conocer la estructura de su Gobierno (podría cambiar la distribución de responsabilidades actual en el Ejecutivo) y la composición de su nuevo gabinete. Se prevé que el traspaso de poderes sea muy rápido.

Sánchez ha anunciado que formará un gobierno monocolor, sin ministros de otros partidos que el PSOE, que ejecutará los Presupuestos Generales del Estado para 2018 aprobados hace tan solo una semana y que fueron pactados por el PP, Ciudadanos y el PNV.

En su discurso de este jueves, Sánchez esbozó un programa de gobierno basado en algunas medidas sociales y de regeneración democrática al tiempo que se comprometió con los objetivos de déficit y deuda exigidos por la Unión Europea, muy vigilante ante la creciente inestabilidad financiera despertada por la inestabilidad institucional en Italia.

Sin fecha para elecciones

El candidato también prometió diálogo con Cataluña, donde este fin de semana se espera que tomen posesión los nuevos consellers del Govern de Quim Torra y quede sin efecto la intervención de la Generalitat motivada por el artículo 155 de la Constitución, pactado por PP, PSOE y Ciudadanos.

Lo que no ha aclarado Sánchez es cuándo convocará las elecciones, una prerrogativa exclusiva del presidente. Antes del debate de la moción de censura, Sánchez aseguró que sería su máxima prioridad tras estabilizar y dar normalidad al país, pero los socialistas no quieren comprometerse con una fecha concreta. Y menos el día en el que se certifica su vuelta a la Moncloa seis años y medio después de la salida de José Luis Rodríguez Zapatero del Gobierno.